Turismo y posconflicto desde la visión de la Policía de Turismo de Colombia Jorge Bonilla

Al cerrar el semestre académico de 2016, tuvimos la posibilidad de contar con la presencia de la Mayor Julie Pauline Reyes, Jefe de Prevención y Control a la Seguridad Turística de la Dirección de Protección y Servicios Especiales de la Policía Nacional, en el marco de los conversatorios de Turismo y posconflicto.

La oficial hizo referencia su labor en general, y a la forma como se vincula la Policía, como institución, en la promoción y gestión del turismo en Colombia, particularmente en la coyuntura actual del posconflicto.

La Policía de Turismo depende de la Dirección de Protección y Servicios Especiales y de la Subdirección de Servicios Especiales. Desde 1963, por medio de la Resolución 022 del 18 de julio, se crea el cuerpo de Policía de Turismo, proyecto del señor Capitán Augusto García Plata. Sin embargo, solo hasta 1996, la Ley 300 (General de Turismo) crea la División de Policía de Turismo, como un programa de protección del turismo y del patrimonio nacional, que hace parte de los ministerios de Defensa y de Comercio, Industria y Turismo.  De esta surgen los grupos de Seguridad Turística y de Protección del Patrimonio de la Nación. Actualmente, hay 922 policías de turismo en todo el territorio nacional.

Entre anécdotas, la mayor cuenta que, cuando fueron a la Serranía de La Lindosa, en el departamento del Guaviare, los habitantes se sorprendieron al ver a la Policía Nacional, no para decomisar la producción ilícita de cocaína, sino para vincularlos al programa de desarrollo turístico en zonas posconflicto del Gobierno Nacional. Los pobladores les decían: “hace una semana estuvo un grupo guerrillero aquí, ahora están ustedes y no vienen a llevarse nada de nosotros, sino nos traen una propuesta de desarrollo turístico”. Esta visita, indicó la visitante, seguro no les soluciona muchas de sus problemáticas, pero es un primer paso, que también vienen apoyando otras instituciones.

Los turistas enfrentan algunos riesgos cuando viajan a Colombia y por el territorio nacional. Los delitos de mayor incidencia en el país (Estudio comparativo entre enero y septiembre de 2015 y 2016) son, principalmente, el hurto a personas con el 71% de los casos (160). El 42% sucedió en Santa Marta; 17% en Sucre; 9% en Bogotá y 12% en Cali.  Sin embargo, al comparar los dos periodos, se observa que en Bogotá, cayeron los incidentes en 71%; en Bucaramanga no hubo ningún caso y en Cartagena descendieron en 75% (cabe destacar que se trata solamente de los casos denunciados).

A pesar de dichos riesgos, los turistas están dispuestos a recomendar a Colombia como destino turístico, gracias a la gente amable que encuentran, así como la belleza de los atractivos turísticos visitados.

Desde la Policía Nacional, visualizan una Colombia más grande para viajar, para practicar actividades como el avistamiento de aves, tipología estratégicamente definida para estos territorios. Resaltan nuevas rutas turísticas como la de Cali – Popayán – Páramo de Bordoncillo (Nariño) – Cordillera de Mocoa (Putumayo) – San Agustín, así como la de Inírida (Guainía) – Llanos Orientales – Selva Amazónica.

Las zonas que resaltan como potencialmente atractivas, son el Meta con el río de siete colores (Caño Cristales); Guaviare con el PNN Sierra del Chiribiquete y Norte de Santander, con municipios como la Playa de Belén y el Área Natural Única los Estoraques. Igualmente, los que hacen parte de la Red de Pueblos Patrimonio de Colombia.

Todo esto, desde una perspectiva de turismo accesible, que garantice el disfrute de todos los servicios y lugares que sorprenden por sus paisajes, a toda la población con discapacidad, incluyendo también a niños y adultos mayores. En este sentido, se están preparando los policías en idioma inglés, así como en lenguaje de señas.

En particular, la Policía de Turismo apoya el cumplimiento de las Leyes de turismo, tales como la 300 de 1996; 1101 de 2006 y 1558 de 2012. Así mismo, las leyes de Cultura, tales como la 397 de 1997 y la 1185 de 2008. También otras normativas como la 1209 de 2008 (Seguridad en piscinas); la 1465 de 2011 (Sistema Nacional de Migraciones) y las leyes 679 de 2001 y la 1336 de 2009 (lucha contra la Explotación Sexual Comercial de Niños, Niñas y Adolescentes – ESCNNA).

El planteamiento de la Policía Nacional responde a los lineamientos del Departamento Nacional de Planeación – DNP, dentro del Plan Nacional de Desarrollo 2014 – 2018, “Todos por un nuevo país”, que busca potenciar el turismo como instrumento para el desarrollo regional sostenible y en paz. También responde al Plan Sectorial de Turismo Nacional, en el Plan Sectorial de Turismo, “Turismo para la Construcción de paz”, en un programa de mercadeo social que apoya el desarrollo de destinos afectados por el conflicto.

Dentro de los planes estratégicos están “Desarrollo de regiones de turismo, paz y convivencia”, como una estrategia transformadora del país y “Plan de seguridad para el turismo”, que define a la Policía de Turismo, como entidad especializada en la gestión de asuntos de seguridad turística.

Así, la oferta estratégica de la Policía de Turismo contempla 8 programas, entre los cuales están: Turismo responsable, Contigo turismo seguro, Red de pueblos patrimonio, Guardianes del turismo y patrimonio nacional, Corredores turísticos seguros, Rutas seguras, Seguro te va a encantar, Plan de prevención de ESCNNA en viajes y turismo y Turismo de naturaleza y aventura.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

VIGILADA MINEDUCACIÓN