Siria, elegir entre un puñado de malas opciones

Después de dos años de constantes atrocidades se acabaron las buenas opciones en el conflicto de Siria. Si es que alguna vez las hubo, claro. Cualquier cosa que se haga a partir de ahora, posiblemente, sea mala. Se trata, pues, de intentar descifrar cuál es la alternativa menos mala, entre la intervención militar y mantener la situación actual.

Hasta el momento las cifras del conflicto sirio son escalofriantes. En dos años de conflicto –que inició a finales de enero de 2011- hay más de 100.000 muertos. Si tenemos en cuenta que la población de Siria es aproximadamente de 20 millones de habitantes, eso supone: que un 0,5% de los sirios ya ha muerto y que, a lo largo de los cerca de 940 días que dura esta crisis, el promedio ha sido de más de cien muertes por día. Para poder poner esto en proporción, tengamos en cuenta que la Comisión de Memoria Histórica ha cifrado en 220.000 las muertes producidas en el conflicto interno colombiano desde 1958.

El escenario sirio, con un catálogo interminable de crueldades, reabre un debate, interrumpido por la invasión de Irak: el del intervencionismo humanitario, que había sido una cuestión central en las relaciones internacionales tras las crisis de los Balcanes y Ruanda en la década de los noventa del siglo pasado. Cuando la idea de crear mecanismos internacionales de intervención allí donde se produjesen graves abusos de un estado contra su propia población cobraba cuerpo, la invasión estadounidense de Irak derrumbó hasta la idea misma de intervencionismo.

Pero la cuestión de la intervención internacional reaparece y reaparece, y en esta ocasión, lo hace en Siria; en un escenario que parece ajustarse perfectamente a los parámetros de una intervención militar por motivos humanitarios, pero la comunidad internacional tras dos años sigue enzarzada en un juego de intereses que paraliza cualquier decisión.

La división entre Rusia y China -apoyos y protectores en el Consejo de Seguridad de la ONU del gobierno de Al-Assad- y los Estados Unidos, Gran Bretaña y Francia -inclinados hacia los rebeldes y dispuestos a endurecer las acciones contra el régimen-, hace que cualquier propuesta de intervención corra el riesgo de ser interpretada como una toma de partido y que la acción militar sirva para desequilibrar el conflicto a favor de uno de los dos bandos.

Al mismo tiempo que se desarrolla la pugna global, más silenciosa, se lleva a cabo una durísima pugna por el liderazgo regional entre Irán, Turquía, Arabia Saudí y Catar –bajo la mirada de Israel- en la que Al-Assad y los rebeldes son los actores interpuestos del drama. En el fondo, es más fácil luchar cuando los combatientes –y por tanto las bajas- no son propios.

El uso de armas químicas –cuestión bajo inspección de una comisión de la ONU- es el elemento que puede empujar a Estados Unidos a la intervención y eso levanta todo tipo de suspicacias y dudas. El antecedente iraquí pesa. Obama ha rehuido la decisión que, al final, parece tomará, acciones militares limitadas, de pequeña escala -sin participación de la infantería- contra el régimen alauita y mínimo involucramiento en la causa política del conflicto interno. Pero la mera mención de Estados Unidos puede generar reacciones poderosas en el inestable Oriente Medio.

Quizá la mejor de las peores opciones sería forzar una tregua entre régimen (presionado por Rusia) y oposición (presionada por Estados Unidos), incluso con la realización de bombardeos estratégicos. Esa tregua debería quedar garantizada –de nuevo, con la posibilidad de acciones armadas contra los responsables de cualquier violación- hasta el final de la conferencia internacional que tendrá lugar en Ginebra en septiembre. Tregua y conferencia podrían ofrecer posibilidades para una reducción de la violencia que abra otras vías al conflicto. Todo demasiado improbable.

Además, la intervención humanitaria no tiene el éxito garantizado y, si fracasa, puede agravar y enquistar el conflicto sirio por más tiempo. Hay demasiadas variables y demasiados intereses para creer que la comunidad internacional se puede poner de acuerdo, así que el espectro del unilateralismo estadounidense renace.

Siria ha visto más de 100.000 muertos en dos años, ¿cuántos más deberá ver antes de que la comunidad internacional decida intervenir? Demasiado tarde.

Por: Miguel M. Benito

Con alguna modificación- diario El Espectador, domingo 31 de agosto de 2013

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

VIGILADA MINEDUCACIÓN