Colombia y el club de las buenas prácticas

El jueves 30 de mayo se dio el anunció en Paris de la aceptación de la candidatura de Colombia a pertenecer a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), la cual ha sido llamada por el presidente Juan Manuel Santos como el “club de las buenas prácticas”. Una organización conformada por 34 países con economías dinámicas cuya misión “es promover políticas que mejoren el bienestar económico y social de las personas alrededor del mundo”.

Dentro de su Plan Nacional de Desarrollo 2010-2014 “Prosperidad para todos”, el Presidente plasmó el interés de su gobierno por ingresar a esta organización, apostándole a la cooperación internacional como una herramienta de política exterior. Para responder a este objetivo se crea la Agencia Presidencial para la Cooperación Internacional (APC) – (Decreto 4152 de 2011) por medio del cual se busca “gestionar, orientar y coordinar técnicamente la cooperación internacional pública, privada, técnica y financiera no reembolsable que reciba y otorgue el país (…) atendiendo los objetivos de política exterior”.

Hoy este objetivo se hace posible. Ahora el país tendrá que establecer una “hoja de ruta” para trabajar conjuntamente con la OCDE y seguir las recomendaciones que ésta le haga a Colombia en materia económica y social para poder ingresar como estado miembro. Sin embargo hay que tener cautela, la invitación no supone el ingreso automático; puede tardar años en materializarse como en el caso de Rusia, cuya economía sigue dependiendo de la exportación de materias primas y debe hacer mayores esfuerzos en materia económica, o puede ser un proceso acelerado como en el caso de Chile, quien hoy es ejemplo de crecimiento económico para la región latinoamericana y para los países miembros de la OCDE.

Muchas son las razones por la cuales Colombia le apuesta a su ingreso a la OCDE: atraer mayor inversión extranjera, mayor visibilidad como oferente de cooperación internacional y consolidarse como líder regional.

Un importante anuncio sin duda, que llena de más optimismo al país pero del que no hay que confiarse, en materia social aún hay mucho por avanzar y es la principal razón por la cual se siguen demandando importantes flujos de cooperación.

2 Comentarios

  1. Esperemos que no pasen años para recibir la aceptación como le pasó a Rusia.
    Esperemos también que lo de la estrategia para captar inversionistas internacionales sea favorable para la economía del país. Ya que entrar a poner un negocio en Colombia es mas complicado que en la mayoría de países y la credibilidad en el orden público de este país sigue en veremos, siempre y cuando los inversionistas no vengan a explotar nuestros recursos naturales, bienvenidos sean.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

VIGILADA MINEDUCACIÓN